Revolución de los productos gaming

Toda la vida hemos vistos productos dedicados al gaming, desde consolas y aparatos para las mismas hasta artículos compatibles o diseñados especialmente para el ordenador; de manera que con ellos podíamos aumentar laexperiencia de juego.

En los últimos años, éste mercado gaming ha crecido exponencialmente con el avance de los videojuegos. Además también hubieron otros factores que dispararon las ventas de estos productos, como los eventos deportivos de juegos como League of Legends y el crecimiento en la comunidad de Youtube y Twitch donde los jugadores podían generar ingresos mediante la publicidad web, junto a contratos con patrocinadores que deseaban promocionar sus productos a través de dichos vídeos.

Productos gaming de calidad en el mercado

A pesar de que por un tiempo se le vio como una especie de trampa, en realidad los productos gaming ofrecen una ventaja en relación a los jugadores que tienen ordenadores normales, haciendo referencia al mouse, alfombrilla y teclado gaming. En el caso del ordenador, siempre se ha sabido que mientrás más potente sea, mejor rendimiento tendrá con juegos específicos que necesitan requirimientos mínimos para que ejecutarte. Mientras que el mouse gaming, teclado y alfombrilla proporcionan una ventaja por los siguientes motivos:

  • Los teclados ofrecen lentitud o rapidez dependiendo del tipo de juego; ya que ésto es un factor a tomar en cuenta al comprarlo donde el jugador deberá decidirse por un modelo para la categoría de videojuegos que suele jugar.
  • En el caso del mouse y la alfombrilla; el factor decisivo sigue siendo el mismo. Aunque hay que acotar que siempre existen modelos que permiten hacer un uso general, los cuales mejoran notablemente el rendimiento del jugador pero no proporcionan la máxima experiencia posible.

Los productos de gaming son necesarios en ésta época si se quiere jugar profesionalmente, mientras que si se es un jugador recurrente que lo hace por diversión; conseguirás la máxima comodidad y experiencia de juego, por lo que pagar sí vale la pena.